sábado, 24 de enero de 2009

. . .

Tenía lo que el pasado me dio:




nubes, lluvia,


libertad, preguntas.



Un invierno al que le sucedía la primavera y luego el infinito tiempo.

Yacían en mis manos las horas que hacían temblar al futuro cuando la soledad saludaba desde lejos, llegando de pronto, cerca. Entonces reunía mis pies y daba saltos, intentando no caer. Sonreía, jugaba en el campo y me enredaba en la maleza que no existía.






Creía,

creía,

creía en todo.






En la primera letra de tu nombre, en la estrella fugaz pidiéndose un deseo. En el beso del aire, en el baile del abandono. En la muerte que jugaba a vivir cuando el llanto no recobraba la esperanza.


En un mundo más que se iba y brotaba en otro espacio.

Por eso desanudaba mis zapatos cada noche y escapaba hacia alguna palabra que me diera el trance hasta que fuese suficiente.
Y, gradualmente, llegó a serlo. Llegó a ser suficiente.

El pájaro abrió mi vientre y se alimentó de las nubes, de la lluvia, de la libertad y las preguntas.
Tomó para sí lo ajeno, como si se tratara de un rincón deshabitado.

Abrí mi boca y hablé lo que quedaba del presente.
Vacía, volé hacia donde la maleza existiera.

Cambió el el paisaje. Se llenó de



ríos, amaneceres, c u e r p os y más preguntas que se reescriben.

1 comentario:

  1. Es extraño llegar aquí...como a un mundo paralelo mucho más luminoso que el otro blog, pero igualmente sincero. Tiene una especie de sello propio, algo que lo diferencia de todo lo demás. O será que te conozco a tal punto de saber porque escribes ciertas frases, o incluso llegar a emocionarme de todo eso y hacerme parte, nosé. Es como un cortometraje, palabras sueltas que tienen un orden y que resaltan, que suenan, que transmiten, que llegan hondo y crean una imagen nueva compuesta de otras más. Está bien creer, está bien mirar al pasado de vez en cuando, incluso creo que está bien vaciarse para luego buscar algo que nos complete. Me gustó lo último. Creo haberme sentido identificada con lo de las preguntas que se rescriben, y es que una tras otra van apareciendo, se esfuman y vuelven a recordarse un día cualquiera (cuando ya tenemos la cabeza llena de preguntas).

    Gracias por la linda amistad :) en verdad, por todo.

    ResponderEliminar